Información Gibraltar

Índice:

Situación de Gibraltar

Gibraltar es una pequeña colonia británica situada en la entrada oriental del estrecho de Gibraltar, que une el mar Mediterráneo y el océano Atlántico, al sur de la Península Ibérica , limitando al norte con La Línea de la Concepción y el Campo de Gibraltar, en la provincia de Cádiz de la comunidad autonóma de Andalucía.

El Peñón de Gibraltar (en inglés, the Rock), una gran montaña rocosa al nivel del mar, ha sido convertido en una fortaleza.

Ministro principal: Fabián Picardo.

Coloquialmente a los gibraltareños se les llama llanitos.

Volver al Índice

Etnografía Gibraltareña

La población de Gibraltar es heterogénea, constituida principalmente por personas de origen británico y español, minorías de italianos, portugueses, malteses, y árabes y judíos en su mayoría de origen marroquí y de otros países del sur del Mediterráneo.

Los ciudadanos de Gibraltar son llamados llanitos, posiblemente del italiano “gianni”,”joven”. La variante del dialecto andaluz que se habla en la colonia, recibe también este nombre. La necesidad de mano de obra que atendiera a la guarnición británica fue lo que produjo un fuerte movimiento migratorio hacia Gibraltar de miles de inmigrantes que, al calor de los negocios que se generaban en la colonia, se instalaron en el Peñón procedentes de lugares muy diversos de Mediterráneo y se asentaron dando lugar a un microcosmos aún bien visible hoy y que enriquece esta sociedad.

Gibraltar, se ha caracterizado también por disponer de unas leyes sobre inmigración muy severas que limitaban exhaustivamente la presencia en la colonia de elementos que podían llegar a representar una amenaza para la estabilidad militar británica. A partir del siglo XIX, la composición de la población gibraltareña se enriquecerá con la presencia de grupos que llegaban de Génova, Malta, Grecia, India, etc. y que se añadía a la población española, judía, holandesa y británica que estaban en el Peñón desde poco después de la conquista británica de 1704.

El constante número de extranjeros en Gibraltar y lo reducido del lugar obligó a las autoridades, en no pocas ocasiones, a restringir el asentamiento. En la actualidad, y como consecuencia de todo ese proceso histórico, se han determinado seis comunidades socioreligiosas con fuerte presencia en el Peñón -católica, anglicana, judía, hindú, islámica, y metodista- y se ha podido constatar la presencia, casi simbólica, de pequeños grupos de individuos que forman parte de otras confesiones como los Testigos de Jehová, Evangelistas, Mormones, Bahaistas y Budistas.

Todo ello, sin olvidar que estamos hablando de una población total cercana a los 30.000 habitantes en Gibraltar.

Volver al Índice

Lenguas

La lengua oficial es el inglés, y se habla también el español que es la lengua materna de algunos gibraltareños.

Volver al Índice

Economía

Es un centro bancario y turístico y base de la Armada británica. Al carecer de impuestos, son numerosos los españoles que van a comprar productos al peñón entre otros bebibas alcohólicas y tabaco. Como nota a destacar de aquí son los grupos musicales Taxi y Melón Diesel.

Volver al Índice

Un poco de historia

Los árabes llegaron al Peñón en abril del año 711 y fundaron la ciudad con el nombre de Gibraltar (Yebel Tarik-Monte de Tarik). Gibraltar fue utilizada como estribo para saltar sobre toda la península y, posteriormente, sobre el Reino Cristiano de Castilla.

Hasta ese momento, la ciudad más importante de la zona fue Carteya (hoy en el término municipal de San Roque) fundada por los fenicios en el año 940 antes de J.C. A Carteya llegaron griegos (año 630 a . de J.C.), egipcios (año 606 a . de J.C.), cartagineses (año 230 a . de J.C.), romanos (año 190 a . de J.C.) y, con la caída del Imperio Romano, Carteya fue invadida por los bárbaros (años 409/411 después de J.C.), quienes la arrasaron.

Gracias al espectacular avance que las tropas cristianas habían materializado durante el siglo XIII en la tarea de Reconquistar España, el Rey Fernando IV de Castilla pudo enviar, en el año 1309, a Don Alonso Pérez de Guzmán “el Bueno”( Conde de Niebla y fundador de la Casa de Medina Sidonia) para rendir la ciudad mora de Gibraltar, consiguiéndola en septiembre de ese año. Más tarde, en junio de 1333, y con casi cinco meses de asedio, Abdul Malik recupera la ciudad para los moros.

Después de numerosos asedios a Gibraltar efectuados por los reyes cristianos españoles, Don Rodrigo Ponce de León incorpora Gibraltar a Castilla, en el año 1469. Los Reyes Católicos agregaron Gibraltar a la Corona del Reino de España en el año 1501. El 22 de diciembre de este año los Reyes enviaron desde Toledo a Garcilaso de la Vega , Caballero de la Casa Real , Comendador Mayor de Castilla y Alcaide de Vera, para que, en su real nombre, tomara posesión de la ciudad y fortaleza de Gibraltar , lo cual se efectuó el día 2 de enero de 1502.

Dos siglos después, el 1 de noviembre de 1700, moría, sin descendencia, Carlos II “el Hechizado” dejando la Corona de España al francés Felipe de Anjou, que reinará como Felipe V, primer Borbón en España. La decisión de Carlos II motivó la contienda conocida como la Guerra de Sucesión, en la que España se dividió en dos bandos. Los partidarios de Felipe de Anjou y los del archiduque Carlos de Austria, representante de la Casa de los Habsburgo.

Al mismo tiempo, en septiembre de 1701, se firmaba la Alianza de La Haya en la que los aliados (Inglaterra, Holanda, Austria, Saboya y Portugal) acordaron impedir que el pretendiente Borbón reinara en la Corona de España. En su lugar, preferían tener al Archiduque Carlos, hijo del Emperador de Austria. Felipe V, nieto del Rey de Francia Luis XIV, representaba a los intereses franceses, algo que los aliados no podían admitir. Gibraltar, como otras muchas ciudades españolas, era fiel al pretendiente francés, como había sido deseo del Rey muerto Carlos II.

La Alianza de La Haya contra los borbones y la Guerra de Sucesión a la Corona de España motivaron la ocupación de Gibraltar, el 2 de agosto de 1704, por una flota angloholandesa al mando del Almirante Sir George Rooke, en nombre del archiduque Carlos de Austria . El día 4 de agosto, el Almirante Rooke arría el estandarte del Archiduque Carlos de Austria e iza la bandera inglesa, tomando posesión de Gibraltar en nombre de la Reina Ana de Inglaterra.

El Gobernador de Gibraltar era el General de Artillería Don Diego de Salinas y Alcaide Mayor Don Cayo Prieto de Laso de la Vega. El día 5 de agosto de 1704, el Cabildo de Gibraltar, reunido entonces por última vez, decidió abandonar la ciudad y no volver mientras la ciudad estuviera en manos del pretendiente de la casa de Austria. El acuerdo se votó por aclamación, con la salvedad de que su acatamiento no se imponía al vecindario. El día 6 de agosto comienza el éxodo . Los gibraltareños portaron con ellos todos los atributos que configuraban la ciudad: pendón, archivos, sellos, documentos, imágenes, libros de registros religiosos, etc.

Al frente del éxodo estuvo el Regidor Don Bartolomé Luís Varela quien condujo a todos hasta la ermita de San Roque, venerada por los gibraltareños desde 1649. En el caserío de una huerta próxima se depositó el Pendón y en ella se instaló el Concejo. En 1706 los gibraltareños exiliados obtuvieron reales despachos para fundar la Nueva Ciudad de Gibraltar en San Roque.

Esta tremenda contienda europea contra los borbones por el Trono de España cambió de forma radical el mapa político y de poder de la época: Francia perdió muchos de sus dominios americanos y el Imperio Español se hundió, en favor de los ingleses. Cuando el Archiduque Carlos heredó el Trono de Austria a la muerte de su padre, los ingleses iniciaron negociaciones secretas con Luís XIV para poner fin a la guerra.

La guerra terminó en 1713 pero antes se procedió a las negociaciones para la firma de la Paz de Utrecht. Iniciadas las negociaciones de la Paz entre ingleses y franceses, Felipe V escribió en 1711 una carta al Jefe del Cuerpo expedicionario francés en España comunicando que estaba dispuesto a ceder a los ingleses Gibraltar y Menorca, ya en manos británicas, si era reconocido por Inglaterra como Rey de España. Además, Felipe V dio plenos poderes a su abuelo Luís XIV para que negociara con Inglaterra en nombre de España.

El 13 de julio de 1713 se firmó el Tratado de Utrecht por el cual España cedía Gibraltar y Menorca según los artículos X y XI respectivamente de dicho Tratado . Previamente, en marzo, España concedió a Inglaterra el llamado Asiento de Negros y el Navío de Permiso. Mediante el Artículo X del Tratado de Utrecht “el Rey de España cede a la Corona de la Gran Bretaña la plena y entera propiedad de la ciudad y castillo de Gibraltar, juntamente con su puerto, defensas y fortalezas que le pertenecen, dando la dicha propiedad absolutamente para que la tenga y goce, con entero derecho y para siempre, sin excepción ni impedimento alguno”.

Igualmente, el artículo dispone que “si en algún tiempo a la Corona de la Gran Bretaña le pareciere conveniente dar, vender o enajenar, de cualquier modo la propiedad de la Ciudad de Gibraltar, se ha convenido y concordado por este Tratado que se dará a la Corona de España la primera opción antes que a otros para redimirla”. El Tratado de Utrecht está aún en vigor, y el resto de los Tratados firmados a lo largo del siglo XVIII -Tratado de Sevilla de 1729, Tratado de Viena de 1731, Tratado de Aquisgrán de 1756 y Tratado de Versalles de 1763- confirman la cesión de Gibraltar a Gran Bretaña, de la misma manera que revalidan el derecho de retracto para España.

A causa de la Guerra de Sucesión Española, el 4 de agosto de 1704, los ingleses, al mando del almirante George Rooke, se apoderaron de Gibraltar, a pesar de luchar en teoría para el pretendiente a rey de España, izaron la bandera inglesa. Terminada dicha guerra por el Tratado de Utrecht (1713)España se vio obligada a ceder el peñón y Menorca, bajo ciertas condiciones.

España hizo varios intentos de reconquistar estos territorios en 1727, 1779 y 1782, logrando recuperar Menorca, pero no Gibaltar. Durante los siglos XIX y XX, el gobierno británico ha ido vulnerando la mayoría de los puntos del Tratado de Utrecht. Durante la guerra de la Independencia , (Peninsular War, en terminología anglosajona), los británicos volaron los fuertes españoles frente al peñón, con el pretexto de evitar su ocupación por los franceses, quedándose con el territorio fronterizo, que correspondía a España.

Más avanzado el siglo, se desato una epidemia en el peñón, a causa de lo cual los ingleses pidieron permiso a las autoridades españolas para establecer en su territorio hospitales a fin de contenerla. Cosa que los españoles concedieron. Tras finalizar la plaga, y en agradecimiento por la buena voluntad española, se quedaron con la franja de territorio que se les había cedido a los hospitales.

Actualmente, el aeropuerto de gibraltar, se encuentra totalmente fuera del territorio correspondiente a Gran Bretaña, según el Tratado de Utrecht, pese al cual las autoridades inglesas rehúsan su devolución. Durante la Segunda Guerra Mundial, Gibraltar fue la base de operaciones militares británicas entre el Atlántico y el Mediterráneo.

Francisco Franco la consideraba una afrenta a la dignidad española. Intentando forzar una devolución mantuvo cerrada “la verja” durante casi 13 años. Tras finalizar la dictadura, de nuevo se permitió el paso de viajeros y mercancías. España siempre reivindicó como suyo el territorio gibraltareño y actualmente sigue habiendo un contencioso sin resolver entre los dos países por la soberanía de la Roca.

Ceuta y Gibraltar eran conocidas en la Antigüedad como las Columnas de Hércules.

Volver al Índice